Hablamos con Macarena para conocer en profundidad la cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios, tras una década de andadura en Aragón y dos desde su creación en Barcelona

La economía social, como el resto de las actividades económicas, es dependiente de procesos de crecimiento y afianzamiento, que en ocasiones necesitan de impulso económico. Coop57 “es una cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios”, que facilita el soporte financiero que necesitan las entidades de la economía social y solidaria.

Coop57 tiene el objetivo de mediar entre aquellas personas que quieren ahorrar de forma ética y las empresas y cooperativas de la economía social y solidaria, con el fin de generar un flujo de dinero que beneficie a ambas. Las personas ahorradoras “saben que su dinero va a estar en proyectos de economía social cercanos, por lo que tienen la tranquilidad de saber la labor que hacen, mientras que en la banca tradicional, no conocen el uso que se hace de su dinero, y lo que se conoce, en la mayoría de los casos no coincide con su forma de entender el mundo”, nos explica Macarena. Así, quienes ahorran en Coop57, saben que lo hacen de una forma ética. “Es una aportación al capital. Cuando un socio lo necesita, en 24 horas lo devolvemos, y además, está remunerado. Cada año, en asamblea, decidimos cual va a ser la remuneración. Hemos llegado a remunerar al 2,10%, pero nosotras no queremos que la gente traiga su dinero por este motivo, sino por el interés social que le da saber que está destinado a financiar proyectos que transforman la sociedad desde lo económico.

coop57aragon

Coop57 facilita el soporte financiero que necesitan las entidades de la economía social y solidaria.

En un banco tradicional, lo primero que hacen cuando solicitas un préstamo es introducir tus datos económicos en un programa informático y si dice que no te da el préstamo, no te lo dan. El programa no entiende de los problemas y los proyectos de la economía social, pequeñas empresas y autónomos.

slide portada 7

Coop57 es una cooperativa de finanzas, y nace con el objetivo de financiar entidades de la economía social y solidaria. “A las empresas de la economía solidaria les permite tener financiación sin pasar por los productos de la banca tradicional”. Un sector excesivamente rígido y especulativo. “En un banco tradicional, lo primero que hacen cuando solicitas un préstamo es introducir tus datos económicos en un programa informático, encargado de calcular el ‘scoring’, es decir el riesgo crediticio en valor de los parámetros que para la banca son prioritarios, y si el programa dice que no te da el préstamo, no te lo dan. El programa no entiende de los problemas y los proyectos de la economía social, pequeñas empresas y autónomos”, una rigidez que provoca “exclusión financiera”, nos advierte Macarena.

“Coop57 somos una cooperativa de servicios, estamos para dar servicio a las socias. Tenemos que intentar dar la financiación que las socias necesitan. No tenemos un producto que vender, sino que estudiamos qué necesita cada entidad, para ver cómo se lo damos de la mejor forma posible. A la hora de garantizarlo, no pedimos garantías patrimoniales. Si el proyecto es socialmente interesante y tiene el respaldo del entorno, para nosotras es suficiente”, una manera de avalar sencilla en la que muchas personas pueden apoyar un proyecto, devolviendo, si hiciera falta muchas pequeñas cantidades del préstamo, sin tener que arriesgar o hipotecar valores patrimoniales.

Así, nos encontramos con el modelo de funcionamiento de Coop57. Una cooperativa en la que se puede participar como “Socios y socias colaboradoras”, es decir aquellas personas que aportan sus ahorros, y que obtienen dos tipos de remuneración, una económica y otra ética, pues saben que su dinero contribuye a una economía más justa. Y por otro lado, “las socias y socios de servicios”, aquellas entidades de la economía social y solidaria que pueden solicitar préstamos, además de depositar ahorro. “Para la economía social y solidaria, crear una herramienta como Coop57, era fundamental para poder continuar”, pues de haber dependido de la banca tradicional “no lo hubieran podido hacer”, y más en un tiempo de crisis financiera, en el que la banca ha restringido especialmente el crédito.

“En estos diez años nos ha tocado vivir el periodo de crisis financiera, por el que nos hemos visto muy salpicados, tanto por la parte económica como por la financiera. ¿Qué ha hecho Coop57 en este tiempo? Pues no ha cerrado el grifo como la banca tradicional. ¿Qué ha pasado? Que para el 80% de las entidades socias de servicios en Aragón, Coop57 ha sido su única entidad financiera, no solo por opción, si no porque no tenían otra alternativa y de no haber estado algunas entidades hubieran tenido que cerrar”, asegura Macarena.

¿Pero cómo llega Coop57 a Aragón? “Desde REAS y la Asociación Financiación Solidaria, nos dimos cuenta de que las entidades ponían mucho esfuerzo en llevar una serie de valores a su día a día, y sin embargo, su dinero estaba al servicio de otros valores completamente contrarios. Además, cuando necesitaban financiación la banca convencional no se la daba. Por eso, realizamos un estudio que se llamó ‘Sinergias’, para detectar si esa necesidad era común a todas las entidades de economía social y si estaríamos dispuestas a poner en marcha una herramienta para satisfacer, de forma colectiva, esa necesidad común que era la de financiarse de otra forma”. El estudio detectó esta necesidad, por lo que desde Aragón contactaron con Coop57 en Barcelona. “Poner en marcha una herramienta de estas características desde cero era inviable. Se nos ofreció la posibilidad de integrarnos en Coop57 que ya estaba en funcionamiento y de esta forma es que como se inició el crecimiento en red de la cooperativa”. De esta forma llega a Aragón Coop57, integrándose en algo que ya existía, y aprovechando una base social de entidades y ahorradoras que venían de la Asociación para la Financiación Solidaria. A partir de ahí, campañas de captación de socias de ahorro, y en muy poco tiempo, surgía Coop57 Aragón. Una primera réplica de otras muchas que ya han ido surgiendo por todo el Estado español.

En la actualidad Coop57 es una entidad en continuo crecimiento, que gracias a la confianza de la ciudadanía comprometida dispone de fondos para seguir financiando proyectos e incluso llegar a sectores que antes no se hubiera podido plantear, como las viviendas cooperativas en régimen de cesión de uso. “Desde el 2011, hasta el 2013 se ha duplicado el ahorro en Coop57”, algo sobre lo que han influido escándalos en torno a la banca tradicional, como las preferentes. “Tuvimos que decir a la gente, durante esos años, que no hiciesen aportaciones de más de 15.000€, porque no lo podíamos asumir, ya que las entidades no demandaban financiación al mismo ritmo. En Coop57 estamos para prestar, no para hacer negocio con el dinero”. Otra forma de ahorrar y de financiar.

Coop57 es una alternativa a la banca tradicional, una solución ética que media entre los flujos de dinero de las personas ahorradoras y las entidades de la economía social y solidaria necesitadas de financiación. Una puerta de salida al mercado bancario tradicional, para entrar de lleno en la gestión económica ética.

Desde REAS y la Asociación Financiación Solidaria, nos dimos cuenta de que las entidades ponían mucho esfuerzo en llevar una serie de valores a su día a día, y sin embargo, su dinero estaba al servicio de otros valores completamente contrarios

coop57-encuentros

Desde el 2011, hasta el 2013 se ha duplicado el ahorro en Coop57. Tuvimos que decir a la gente, durante esos años, que no hiciesen aportaciones de más de 15.000€, porque no lo podíamos asumir, ya que las entidades no demandaban financiación al mismo ritmo. En Coop57 estamos para prestar, no para hacer negocio con el dinero

Pin It on Pinterest

Share This