El consumo se ha convertido en el gran protagonista de estas fechas. Desde el Black Friday a la Navidad, las ofertas, la publicidad y los escaparates de los grandes comercios nos invitan a sumarnos a un consumo que promete la felicidad. Frente a este modelo, encontramos los movimientos en defensa del consumo responsable que tratan de concienciar a la sociedad a través de iniciativas como el Día Sin Compras o jornadas como “Haz. Creamos en ti” celebrada el pasado 2 de diciembre en todo el mundo.

Jornada HAZ en Zaragoza

Javier Garcés, presidente de la Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales, explica como, en contra de toda lógica, tenemos cada vez más, compramos más y somos más infelices. El consumo se ha convertido en un acto lúdico, “quienes consumen han hecho de la compra su motivo de satisfacción personal, sienten un deseo continuo de compra que es imposible de satisfacer” afirma. En una compra sana las personas consumidoras salen de casa sabiendo lo que quieren, sin embargo, “entre el 40 y el 70% de las compras que realizamos no estaban previstas, son productos que compramos de forma impulsiva y que nos vamos a arrepentir de comprar”.

Este deseo de comprar constantemente productos nuevos que no necesitamos es resultado de una estrategia de marketing. La publicidad, que en un principio tenía la función de informar sobre los atributos de un producto, ha pasado a ser fundamentalmente emocional. “Es una publicidad que no dice absolutamente nada del producto, anuncia marcas que relaciona con un tipo de vida, un estatus, una emoción. Ideas totalmente falsas de la vida que se centran en que el éxito se consigue mediante la compra.” analiza Garcés.

La manipulación a través de la publicidad se ha intensificado con la aparición de internet. Garcés explica como las consumidoras y consumidores han pasado de serlo durante unas horas, que se ceñían a los horarios de apertura de los comercios, a serlo 24h. Además, la publicidad posee gracias a internet información previa de las personas ante las que se anuncia: las empresas saben quiénes somos, qué nos gusta y qué hacemos, por lo que les es más sencillo convencernos.

En Navidad estos procesos se intensifican. Es una época en la que las emociones propias de las fiestas han sido utilizadas para vender más a través de distintas estrategias. Según Garcés, se ha logrado alargar las navidades, que cada año empiezan antes gracias a estrategias como el Black Friday, lo cual tiene como consecuencia aumentar las ventas. “Si lo hacen las empresas es porque funciona no para vender más barato sino para vender más. Quienes consumen se engañan si creen que están comprando lo de las navidades por adelantado, cuanto más tiempo están comprando más compran” afirma.

Sin embargo, ante esta realidad la capacidad crítica aumenta. La mayoría de la población consumidora es consciente de la realidad aunque participe del modelo de consumo actual: “en los estudios vemos como el 90% piensa que vivimos en una sociedad excesivamente consumista”, cuenta Garcés.

El reto es convertir el pensamiento en acción y vivir el consumo y las navidades de otra manera. Esta época es un buen momento en el que afirmar el consumo responsable y conocer otras opciones posibles. En Aragón, el Mercado Social ofrece durante todo el año opciones de consumo responsable, productos de comercio justo y una amplia oferta de servicios dentro de la Economía Social y Solidaria que contribuyen a mejorar nuestro entorno, cuidar a las personas productoras y trabajadoras, y afianzar las alternativas económicas al consumo masivo y de impulso.

Figuras navideñas de tela elaboradas por La Moreneta

La Moreneta, en Huesca, es una tienda que se plantea las navidades de una forma responsable, diseñan y crean piezas originales que pueden adquirirse para favorecer otro tipo de economía frente a las grandes cadenas y comercios. “Los indicadores que nos hacen diferentes son aquellos con los que trabajamos todo el año: sostenibilidad medioambiental, equidad, sin fines lucrativos, cooperación, trabajo y compromiso con el entorno”.

Los alimentos que consumimos durante estas fechas también pueden ser adquiridos en establecimientos de consumo responsable. La Huertaza es una tienda que surge hace casi 5 años para ofrecer un establecimiento donde poder comprar producto ecológico, sobre todo fruta y verdura, para un consumo cotidiano que se ajusta a las necesidades de sus clientes: “Se empezó a incluir más producto, leche o zumo por ejemplo, en función de lo que nos pedían los clientes del barrio” afirman.

Son iniciativas que mejoran su entorno a través de la oferta de productos sostenibles y de comercio justo, pero también a través de la función pedagógica que desarrollan con talleres, formaciones y exposiciones. En la Huertaza “se intenta dar a conocer al barrio los productos ecológicos a través de talleres en el colegios o catas de productos con productores locales para dar a conocer su proceso de elaboración”.

Puesto de la Huertaza

La Moreneta celebra los miércoles “las amigas de La Moreneta” una sesión con café, té y pastas para mujeres en la que poner en común diferentes capacidades. Además, celebran talleres abiertos a todo el mundo en función de las fechas, como un taller de ganchillo que están haciendo para Navidad, y otros talleres específicos de formación para mujeres con problemas sociales, en los que se trata de fortalecer su autoestima y potenciar sus competencias.

Acciones que tienen sus consecuencias en el entorno en el que se desenvuelven. En la Huertaza van notando que “cada vez los productos ecológicos tienen más acogida, tenemos carteles puestos de la procedencia por los que los clientes preguntan. Les importa mucho que lo que compran sea producto local”.

Para La Moreneta es fundamental este aumento de conciencia: “hay que hablar de las condiciones de explotación en la que se hacen la mayoría de los productos y decir que contra eso hay alternativas”. El objetivo último es sumar consumidoras conscientes y críticas, así como personas dispuestas a poner en marcha proyectos sociales, que “pueden apoyarse en las redes que existen, tanto a nivel de Aragón como estatal”.

 

La Economía Social y Solidaria supone una alternativa sostenible, justa y responsable para un consumo que no sea un fin en sí mismo sino un medio consciente y racional capaz de satisfacer necesidades reales.

Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales

La Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales, fundada en 1988 en Zaragoza, se dedica a la formación e investigación en psicología, sociedad y consumo, entre otros servicios. Realiza diversos proyectos de investigación y estudios, así como programas y actuaciones formativas y sociales.

Sus principales fines son desarrollar  proyectos dirigidos a mejorar el bienestar individual, al progreso de la sociedad y al avance y difusión de cultura y las ciencias psicosociales; promover la investigación científica y el intercambio de conocimientos sobre la conducta humana y la salud psicológica y física de las personas; y lograr un nuevo modelo de desarrollo económico, basado en el consumo responsable, respetuoso con el medio ambiente y beneficioso para todos.

www.psicosociales.com

La Moreneta

La Moreneta es un proyecto global de economía social en torno a un espacio común. En él se realiza producto textil de complementos y decoración a partir de materias primas de proximidad, a través de su taller, y se venden productos elaborados artesanalmente, a través de su tienda. Además es un espacio en el que se realizan diversas actividades formativas y culturales.

Es un proyecto de la asociación ENBANT, una plataforma oscense para la intervención socioeducativa desde la empatía con personas y contextos de incertidumbre.

lamorenetatodoarte.blogspot.com.es

La Huertaza

La Huertaza es una tienda especializada en agricultura ecológica y productos de cercanía de la huerta de Zaragoza. Su objetivo es ofertar y consumir productos hortofrutícolas de calidad, dando una alternativa a los actuales canales de distribución. Venden productos adquiridos directamente a agricultores locales, pagados a un precio justo, y libres productos contaminantes para el medio ambiente y para los consumidores.

Desde la tienda quieren recuperar el interés por las frutas y verduras locales y de temporada, revalorizando la figura del agricultor, para lo cual además de la venta en su tienda organizan talleres y actividades.

www.lahuertaza.es

Pin It on Pinterest

Share This